Cine

Crítica de ‘Liga de la Justicia’: El grupo es más que la suma de sus integrantes

“Un hombre que conocí solía decir que la esperanza es como tus llaves del coche. Fáciles de perder, pero si buscas a tu alrededor, generalmente están cerca”, dice Clark Kent (Henry Cavill) al comienzo de ‘Liga de la Justicia‘ (2017). Quizás Superman se refiere a que DC no ha perdido la esperanza y ha atisbado el camino a seguir para el futuro.

Wonder Woman‘ (2017) había supuesto una bocanada de oxígeno para el Universo Extendido de DC. La notable película protagonizada por Gal Gadot en el papel de la amazona Diana Prince remontaba el vuelo de una compañía ampliamente criticada por las fallidas y ampliamente denostadas ‘Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia‘ (2016) y ‘Escuadrón Suicida‘ (2016). DC recibía una tregua, pero pronto tendría que afrontar el siguiente y más delicado combate: ‘Liga de la Justicia’.  Zack Snyder sería el encargado de dirigir la cinta. Al menos hasta que se apartó del rodaje antes de la fase de posproducción por problemas familiares y Joss Whedon (‘Vengadores’) fue contratado para sustituirle.

Tras ‘El Amanecer de la Justicia’, Snyder había sido criticado por abusar de una oscuridad pretenciosa  que trataba de dotar de madurez y complejidad a una trama que flojeaba por su guión y sus actuaciones.  En ‘Liga de la Justicia’, aunque también cuenta con problemas propios, se nota que ha habido un aprendizaje y ha creado un producto más que aceptable en el que no faltan escenas de acción y humor. Bienvenidos a la básica fórmula del éxito del cine de superhéroes palomitero.

Flash y Aquaman dan vida al grupo

El mundo llora la muerte de Superman. Ante la ausencia del Hombre de Acero, aparece Steppenwolf (Ciarán Hinds), el poderoso villano que quiere reunir unos artefactos conocidos como las Cajas Madre para conquistar la Tierra. Un derroche de originalidad. La excusa para reunir a un grupo de superhéroes ya está servida. Bruce Wayne (Ben Affleck) y Diana Prince se ponen manos a la obra y comienzan a reclutar a nuevos compañeros para luchar contra dicha amenaza. El proceso de juntarlos resulta bastante fácil y parece que cualquiera podría haberlos juntado. Fuera Batman, Wonder Woman o un jardinero el promotor de dicha idea.  No obstante, es en los nuevos personajes donde radica lo mejor de la película.

El primer tercio de ‘Liga de la Justicia’ nos presenta el proceso de conocer y reunir a Flash (Ezra Miller), Aquaman (Jason Momoa) y Cyborg (Ray Fisher). El esfuerzo de contar sus trasfondos y motivaciones es vago y escaso, mostrando sólo algo del background de Flash. En Cyborg tratan de crear a un personaje atormentado y con un conflicto interno poco creíble que se resuelve tras el primer encuentro del grupo. De Aquaman lo único que sabremos es que ayuda a pueblos nórdicos, olvidando el vergonzante “¿hablas con los peces?” que Bruce Wayne le pregunta.

Pese a explorar poco a estos nuevos personajes, Flash y Aquaman aportan frescura, ritmo y humor a la cinta. El primero juega con un humor más jovial y blanco que encaja de maravilla en el diseño del personaje, mientras que el segundo aporta un toque más gamberro. Se nota que Ezra Miller y Jason Momoa disfrutan en sus papeles y se creen superhéroes. Las escenas de acción del Corredor Escarlata son de las más atractivas y originales de la cinta. Aquaman no luce tanto en la acción, pues apenas se han molestado en llevarle a espacios acuáticos y el personaje parece que tan solo se trata de un tipo fuerte con un tridente. Pese a ello, Momoa refleja a un superhéroe salvaje y con predisposición. Cyborg aporta poco pese a recibir gran parte de la atención. Su personaje se muestra bisoño y sus acciones resultan incomprensibles en ocasiones.

Revelado un nuevo y espectacular tráiler de 'Liga de la Justicia'

Son estos dos los que hacen funcionar a un grupo en el que el Batman de Ben Affleck sigue sin convencer. Sus chascarrillos suenan antiguos, sus constantes caras largas aburren y sus frases grandilocuentes no encajan en un tipo cuya actitud no llega a ser coherente. Su visión respecto a Superman ha cambiado y el carácter narcisista y fascita del Batman en el que está inspirado son inexistentes. La angustia e ira que supuestamente padecía en ‘El amanecer de la Justicia’ ha desaparecido.  Mención aparte para su voz que sigue sonando grave cuando porta el traje pese a llevar la boca al descubierto y no tener un modulador de voz alguno.

 

Superman hace acto de presencia para demostrarnos que es un superhéroe muy poderoso. Y nada más. Lo único que muestra es un cambio de actitud repentina en él. De estar furioso y atacar a cualquiera cerca de él a volver a ser el héroe que la Tierra había glorificado. Su (esperada) aparición sólo sirve para derrotar a Steppenwolf con tal facilidad que nos hace preguntarnos hasta que punto eran necesarios el resto de superhéroes para enfrentarse al villano.

Wonder Woman es la única que se mantiene a un nivel notable. La heroína insufla energía al grupo y se roba las mejores escenas de acción. Gal Gadot no muestra una gran variedad de emociones, pero funciona y convence. No obstante, la amazona lucía más en su película en solitario, donde todo era más solido y las escenas de acción gozaban de claridad.

Es al momento de ver a todos en grupo y las interacciones entre ellos cuando la película gana bastante. Pese a que se antoja precipitada la facilidad con la que todos aceptan luchar juntos y ser compañeros, la sensación de compañerismo es visible. Batman organizando a los demás en batalla es creíble y Wonder Woman lidera con soltura mientras que el bueno de Flash deleita a todos con sus escenas a toda velocidad y gran acabado. El conjunto funciona y verlos en acción permite que se olviden los errores de cada personaje.

Guión simple y villano pésimo

DC ha hecho una película que quiere llegar a más público. Los tonos oscuros que vimos en el pasado han quedado atrás y ahora la acción tiene lugar durante el día o en el crepúsculo. Adiós a la noche. Y adiós también a la pretenciosa trama que fallidamente filmaron en ‘El Amanecer de la Justicia’. En ‘Liga de la Justicia’ no hay trasfondo moral, sino ganas de pasarlo bien, de hacer una película de acción que funcione. Ahí radica el éxito ya demostrado en ‘Wonder Woman’. El cine de superhéroes es lo que es y pocas obras pueden tratar de subvertirlo o deconstruirlo. Una cinta donde un grupo de superhéroes quiere mostrar sus expectaculares habilidades de combate tiene poco margen para ello, sino se cuenta con auténticos genios prestidigitadores de la narrativa. ‘Watchmen‘ lo hizo en el cómic, no así en la versión cinematográfica que pese a ser una cinta notable erraba al transmitir el mensaje central de la obra original de Alan Moore.

‘Liga de la Justicia’ tiene un guión simple de blockbuster. Los héroes se conocen, se llevan bien,  en el que hay fallos como que los protagonistas no vigilen el artefacto que más ansiaba el villano y se lo roben en su cara o que no den más escenas acuáticas a Jason Momoa.

El mayor error de la película es el villano. Steppenwolf es de los peores enemigos vistos en la gran pantalla. Y no me refiero al pésimo uso del CGI en su lamentable primera aparición en la que parece un personaje de videojuego. Su objetivo de dominar la Tierra no tiene justificación alguna. La motivación del villano no es argumentada ni profundizada. El recurso de reunir diferentes artefactos geométricos que otorgan un gran poder ya desprende hedor naftalina en el género y eso que aún no ha llegado ‘Vengadores: Infinity War’ donde habrá algo similar pero en lugar de cajas serán gemas. Lo poco interesante del villano conduce hasta a un inexistente clímax final. En la conclusión de la cinta el espectador no siente que esté viendo el acto final y épico que se esperaba. Superman lo soluciona todo rápido y fácil.

Conclusión

‘Liga de la Justicia’ es digna de merecer un visionado tanto de los aficionados al género de superhéroes, como de aquellos que buscan un entretenimiento ligero sin demasiadas pretensiones. No exhenta de fallos en cuanto al desarrollo de personajes y el uso del CGI, la cinta se presta a ser disfrutada. No llega al nivel de solidez de ‘Wonder Woman’, pero supera con facilidad a ‘El amanecer de la Justicia’ y ‘Escuadrón Suicida y marca los errores que deberán subsanar en el futuro.

Las comparaciones con ‘Vengadores’ (2012)  de Marvel son evidentes. DC no ha logrado la consistencia que su compañía rival consiguió plasmar en una cinta que integraba y desarrollaba con solvencia a cada uno de sus personajes en una trama coherente y con subcapas. Pese a ello, ha iniciado el camino del éxito con un grupo que tendrá la oportunidad (y deberá) de mostrar más en el futuro como su segunda escena post-créditos anticipa y las futuras cintas en solitario que llegarán de sus integrantes.

Previous post

El videojuego de Deadpool dejará de ser vendido en tiendas digitales

Next post

Disney-Pixar revela el primer tráiler de 'Los Increíbles 2' y la fecha de estreno

Sergio Gómez

Sergio Gómez

Colaborador en Gaming Busters. Me apasiona todo lo relacionado con la cultura, me encanta viajar, los animales y tengo una gata.